miércoles, 6 de octubre de 2010

MIS PELÍCULAS FAVORITAS DE SUBGÉNERO Z

10. Del crepúsculo al amanecer (Robert Rodríguez, 1995)

Tras haber efectuado un cuantioso robo, dos hermanos buscan cruzar la frontera, pero la policía bloque toda salida. Al verse impedidos a escapar por sus propios medios, los criminales secuestran a una familia que los ayudará a llegar hasta México. Una vez lejos de la mano de la justicia, arriban a un bar... manejado por vampiros con una insaciable sed de viajeros.
Un frenesí de sangre, despropósitos y un sensual baile de Salma Hayek con una serpiente. Es un producto 100% Robert Rodríguez, en el que los excesos se dan por todas partes.
o
9. Santo en el tesoro de Drácula (René Cardona, 1968)

El Santo construye una máquina del tiempo. La encargada de probar el funcionamiento de la invención es Luisa, la hija del doctor Sepúlveda. Ella viaja al pasado y se topa nada menos que con Drácula.
Por supuesto, como en todas las cintas del enmascarado de plata, el argumento es una basura, la producción destaca por su pobreza, las actuaciones resultan lamentables y todo gira en torno al lucimiento de las dotes como luchador de El Santo.
De entre todas las películas de El Santo que pude elegir para esta lista, opté por ésta debido a que existe una segunda versión del mismo filme que fue lanzada únicamente en el extranjero y que contiene numerosos desnudos. En Francia y otros países, la película sin censura se distribuyó bajo el título de El vampiro y el sexo.
o
8. Masacre en Texas (Tobe Hooper, 1974)

Cinco adolescentes son víctimas de una familia de caníbales. Uno de estos psicópatas, conocido como Leatherface, acostumbra matar utilizando una motosierra; además, cubre su deforme rostro con una máscara hecha de piel humana.
Película precursora de los slasher filme que aparecerían una década más tarde (Viernes 13, Prom night), destaca por su humor negro al mostrar una típica familia norteamericana... que acostumbra comer personas. En su momento, la cinta impactó a un público desacostumbrado a la violencia de este tipo de filmes; sin embargo, hoy en día ha perdido su impacto. De hecho, su baja producción es más que notoria: el martillo hecho de plástico con el que golpean la cabeza de un personaje, los sesos falsos de nula calidad, etc.
No obstante, esta cinta es un clásico que merece verse.
o
7. Brain damage (Frank Henenlotter, 1988)


Brian es un tipo común y corriente que un día encuentra en su bañera a un extraño parásito con forma de pene que le inyecta un alucinógeno. La criatura se llama Aylmer y promete a Brian toda la felicidad que esa sustancia puede dar, pero para poder secretarla, ese parásito necesita alimentarse... de cerebros humanos.
Filme alegórico que nos muestra el proceso de dependencia de un adicto y su encarnizada lucha por hacer a un lado su adicción a una droga nada común.
o
6. Dellamorte, Dellamore (Michele soavi, 1994)

Francesco Dellamorte y su mudo y jorobado amigo Gnaghi cuidan el cementerio de Buffalora, un pueblo del norte de Italia. Pero su labor incluye algo más que evitar las intrusiones de vándalos: también deben impedir que lo muertos convertidos en zombies salgan del camposanto y ataquen a los vivos. Es un trabajo arduo pero los dos hombres están dispuestos a realizarlo o al menos así es hasta que ambos encuentran el amor.
Esta película presenta una extraña combinación de zombies, humor negro y temas filosóficos. La ambientación es magnífica y, mientras más avanza la película, más desasosiego causa en el espectador: así, pasamos de una ingeniosa comedia de zombies a un filme profundo y opresivo donde los protagonistas se ven impedidos de escapar a su destino.
o
5. El despertar del diablo (Sam Raimi, 1981)


Cinco chicos deciden pasar el fin de semana en una cabaña en las montañas de Tennessee. Una vez allí, encuentran en el sótano un extraño libro. Uno a uno, los muchachos irán siendo poseídos por demonios.
Una cinta de culto. Con una idea trillada y un mínimo de recursos, Raimi logra una exitosa ópera prima gracias a un manejo de cámara extraordinario, una atmósfera muy realizada que va generando mayor tensión conforme avance el filme y una mezcla irreverente de terror y comedia hacia el final de la película. Por supuesto, con el paso de los años la cinta ha perdido impacto, pero en su momento fue un producto único.
o
4. Acción mutante (Álex de la Iglesia, 1993)


Bilbao, 2012. El país es gobernado por gente bonita y rica, lo que causa la aparición de un grupo terrorista conocido como "acción mutante", cuyos integrantes son seres deformes, rechazados por la sociedad. El día en que Ramón (su líder) es liberado de prisión, la banda secuestra a la hija de un poderoso industrial. Pero las cosas se complican...
Una espléndida ópera prima del español Alex de la iglesia. Su visión anárquica, irreverente y grotesca refresca la pantalla a cada instante. El manejo de cámara es impresionante y enloquecido. Su estética es extraordinaria y sus diálogos punzantes. Su visión es ácida y crítica. En fin, es una obra que atenta contra el buen gusto y encanta al espectador.
o
3. The Hidden (Jack Sholder, 1987)


Un policía de Los Ángeles y un agente del FBI deben unir fuerzas para resolver una serie de extrañas muertes que presentan un mismo patrón: el repentino cambio de comportamiento de la futura víctima y su gran resistencia al dolor. Detrás de este misterio se esconde un alienígena que se introduce en las personas.
Una cinta sin un gran argumento pero con un montaje notable. La tensión va en aumento, manteniendo al espectador en vilo. A final de cuentas, el filme es una gran persecusión de hora y media de duración, que jamás decae o crea situaciones absurdas para mantener al espectador interesado. Una película de culto gracias a sus secuencias de acción y su ritmo in crescendo.
o
2. El terror llama a su puerta (Fred Dekker, 1986)
Unas babosas del espacio que se introducen por la boca y convierten a las personas en zombies, han llegado a la Tierra y los únicos que pueden detenerlas es un adolescente tímido e inadaptado y un policía sarcástico y suicida.
Un gran homenaje a las cintas de este género, Night of the creeps (ese es su título original) tiene, en su argumento, reminiscencias del primer filme de subgénero Z, Plan 9 del espacio exterior (Ed Wood, 1959). No obstante, la película cuenta con un espíritu propio, cínico y encantador, que al no tomarse en serio a sí misma, divierte con su ritmo fluido y sus agudos diálogos. No por nada su eslogan llegó a ser muy popular en su momento: "Chicas, les tengo dos noticias, una buena y una mala: la buena es que sus citas están aquí... la mala es que están muertos".
o
1. Braindead (Peter Jackson, 1992)

Lionel es un tipo introvertido que vive con su madre, una mujer extremadamente posesiva. Un día, mientra espía a su hijo, la madre es mordida por un mono-rata y se convierte en zombie. Lionel tendrá que cuidarla a ella... y a todos sus amigotes zombies.
Una de las películas más divertidas que he visto en toda mi vida. Peter Jackson se muestra extravagante, irreverente, ingenioso y mordaz. Existen muchísimas escenas memorables: el par de zombies que acostumbran tener sexo en público, el bebé-zombie que es sacado al parque por Lionel (quien debe evitar que la "linda criatura" se coma a los otros niños), los intestinos-zombies que persiguen al protagonista y después ruegan por su vida, Lionel volviendo al útero (literalmente)...
Braindead es, además, la cinta que más litros de sangre falsa ha mostrado en pantalla: más de 900 litros. Resulta obvio decir que no es un filme apto para personas con estómago sensible.
Como anécdota, cabe destacar que en Estados Unidos la cinta se distribuyó como Dead alive, mientras que en España recibió el título de Tu madre se ha comido a mi perro.